Un señor

-¿Qué cosas oscuras pasaran por tu bella mente?- Siempre tan reservado usted señor. 
Y si lo he conocido en los días grises y amarillos de junio en la vieja ciudad. ¿Por dónde andará tu bella mente? 
Creo que ya no puedo inventarme mas excusas para poder hacerte las preguntas. 
Tan callado y muerto de frío siempre usted señor. 
Señor de unos veintipicos de años. Señor de rulos, creo. No recuerdo muy bien su pelo. 
Lo único que me ha regalado es una pequeña frase. La conservo en mi billetera con otros papeles más. Ahí está su frase, el papel se volvió amarillo. 
¿Cuánto hace de eso ya? Sino me equivoco creo que unos quince años como mucho. 
Seguro estará igual usted señor, sin embargo, yo he cambiado tanto que sería difícil que me reconociera. Solo conservo el olor a sahumerio y esa campera gastada. 
¿Usted se conserva igual o los años han cambiando su mente reservada y oscura? 
El otro día me pareció vernos en la plaza, si usted señor los hubiese visto a esos dos, se hubiera quedado impactado de las semejanzas a nosotros por aquellos años. Pensando en la magia, libros y alguna que otra canción tarareada. 
Oh señor, creo que ya se me han ido algunos recuerdos, pero todavía conservo sus poemas en mi mesa de luz, si esa misma que usted pintó de colores para que se llenara de entusiasmo mi cuarto. 
Si bien yo he cambiado, en el barrio todo sigue igual, Rogelio sigue con su kiosco y Anna sigue en su silla mecedora y su bata azul. Ah y con sus ruleros por supuesto. 
Oh señor! No sabe la melancolía que abunda en mi alma. ¿Cuánto hace que se fue? 
Un muchacho y una guitarra con un pedazo de papel en un árbol. 
Ese es mi recuerdo y de lo demás no queda nada por hablar aunque usted se haya convertido en un señor. 
Una muchacha que se le ha ido la magia ya hace quince años ¿no? 




3 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Entiendo la melancolia, aunque no sé si tengo mucho para extrañar.
Lo que sí sé es que puede haber mejor
magia en el presente.

Xaj dijo...

Los papeles, se vuelven amarillos.
Y, los recuerdos, nos engañan.

Nada más hermoso que el presente hay, Maga. Quiero creer eso, sí.

Y, si lo que fue hubo de ser bello; está bien. Agradezcamos por haberlo vivido.

Abrazo.

La Maga dijo...

Demiurgo que haya magia siempre!!!

Es lindo el presente pero a veces el pasado es reconfortante Xaj! Abrazo para ti!!